MARI

A continuación explicare algunos asuntos que se han tratado en nuestros talleres de constelaciones familiares. Utilizaremos otros nombres para proteger la intimidad de nuestros clientes.

En primer lugar explicare cual fue mi primer contacto con las constelaciones, mi primera constelación y cuáles fueron los cambios que hubo después de dicha constelación.

Estaba en la formación de flores de Bach, y una compañera de la formación de flores era facilitadora en constelaciones familiares.

Quedábamos a tomar un café antes de comenzar las clases, y yo me interesaba por las constelaciones familiares con lo cual siempre le estaba preguntando acerca de las constelaciones, me parecía muy interesante, ella me decía que aunque me explicara la dinámica de las constelaciones siempre era mejor experimentarlo.

Así que un día quedamos para comer unas cuantas amigas en su casa y así poder vivenciar esa experiencia.

Lo primero fue una pequeña entrevista para concretar el asunto que quería constelar, mi asunto era que no acababa de aceptar mi vida tal como la estaba viviendo es decir que no acababa de encajar en mi sistema familiar. Ella me dijo que seguramente estaba ocupando un lugar que no me correspondía y como consecuencia era portadora de cargas que sostenía por lealtad a mi sistema familiar.

Empezamos la conjugación de mi constelación eligiendo a una representante para mí, otra para mi madre y otra para mi abuela, las cogí por los hombros siguiendo las instrucciones de la facilitadora, les dije el nombre de cada una, y las representantes cerraron los ojos para poder conectar con esa energía y dejarse sentir los movimientos que le llevaban a moverse.

La representante de mi abuela (Josefina) estaba muy tensa y enfadada automáticamente vi cómo le cambiaba la cara.

La representante de mi madre (Ángeles) empezó a llorar cuando vio la cara de mi abuela, le dolía la espalda.

Mi representante  (Carmen) estaba triste de ver a mi madre llorando y miraba a mi abuela con desafío.

La facilitadora pregunto a Carmen ¿Cómo ves a tu madre grande o pequeña?, le conteste que pequeña,

Entonces es porque estas ocupando su lugar, es decir que Carmen hacía de Ángeles y se había generado un conflicto en mí, puesto que no estaba en el lugar de hija.

                                         DSC_0214

  El siguiente  movimiento fue colocar a Ángeles delante de Josefina, Ángeles se colocó las manos en el corazón e inclino la cabeza y le dijo “ te honro como mi madre ya que de ti viene mi vida, Automáticamente Josefina al escuchar esa frase de Ángeles la miro con la cara más relajada y menos tensa y le contesto “ ahora te veo” , no era mi intención ser madre de ahí mi enfado, ya que mi situación en la postguerra no era la más idónea para tener hijos , y aun así naciste, siento no haber estado disponible para ti y ahora veo a Carmen que lleva mi enfado.

Josefina le dice a Ángeles me alegro de haberte dado la vida y mi deseo es que la vivas con alegría de esta manera aliviaras mi enfado con la vida.

Ángeles se coloca delante de josefina y acepta la vida y la fuerza que viene de ella y de esta forma Ángeles se coloca como su hija, las dos me miran y me dicen que tome de ellas la vida que viene de ellas.

Ahora Carmen ve a Ángeles más grande y ya se le ha quitado el enfado con Josefina porque entiende su destino y lo acepta tal y como es de esta manera se recoloco en mi vida ya que cuando aceptas tu vida y eres capaz de sostener tu destino empieza la sanación.