En las constelaciones familiares, miramos con mucho respeto y consideración los asuntos que se van a tratar, movemos imágenes familiares a través de unos representantes, estos al otorgarle el nombre de la persona que va a representar, entra en la memoria energética del alma familiar (información), y dejándose sentir hace una serie de movimientos, que le llevan a moverse por una fuerza mayor o impulso, se realizaran una serie de frases sanadoras, que ayudan a llegar al nucleo del conflicto y desde allí se puede dar luz liberando, recolocando y aceptando, observando como el cliente interioriza poco a poco, movimientos de solución y movimientos hacia la vida.